Archive for Maridaje y recetas

Caballa al horno con salsa de alcaparras y anchoas, por Cristina Alcalá

Atlántico y Mediterráneo. Una combinación de dos culturas gastronómicas que armonizan a la perfección.

Pescado azul, con alto contenido graso, y vino de Rías Baixas Albariño, aromático, fresca acidez y largo postgusto, se complementan en el paladar potenciando los sabores.

El marcado estilo del vino hace que cada bocado se convierta en único, invita a beber y a comer.

 

Receta | Cristina Alcalá

Imagen | p4nc0np4n

Carpaccio de hongos con tartar de mejillones y navajas, por Paz Ivision

Mejillones y navajas cocidas muy levemente y picadas a mano. Aliño de huevo duro, alcaparras, pepinillos, cebolleta, perejil y cebollino y vinagreta de mostaza, aceite de oliva, sal y pimienta blanca.

Boletus crudos cortados en carpaccio y aliñados con vinagre balsámico, aceite de oliva, zumo de limón, sal y pimienta negra.

Acompañar con un D.O. Rías Baixas Rosal barrica.

 

Receta | Paz Ivision

  • D.O. Rías Baixas Rosal barrica
  • Mejillones
  • Navajas
  • Huevo
  • Alcaparras
  • Pepinillos
  • Cebolleta
  • Perejil
  • Cebollino
  • Mostaza
  • Aceite de olvida
  • Sal
  • Pimienta blanca
  • Boletus
  • Vinagre balsámico
  • Zumo de limón
  • Sal
  • Pimienta Negra

Imagen | JRobles

Merluza del pincho, patata melosa aromatizada y hebras de cáscara de lima, por Xoán T. Cannas

La merluza, en su justo punto de cocción, se convierte en un producto de altura, con una carne muy tierna que se deshace en lascas con solo tocarla.

Con un sabor que en ocasiones roza el umbral de la insapidez, ingrávido, dejará mucho espacio para el vino. La lima aportará el “punch”, la chispa, con un toque de acidez desbordante, como un regate de Messi.

Buscaremos en esta ocasión, para esta armonía oceánica, un Rías Baixas (Rosal, 2010) de perfil nítido, ligero, sutil, puro, casi etéreo… Elegante, nostálgico, pálido, suavemente perfumado, como aquellos Borbones que pintaba Goya, que sea en la boca, como aquellas capas de armiño, una caricia de terciopelo. Que la acidez de la lima pueda golpearlo a él también, y lo haga vibrar y despertar, para así potenciar su lado más fresco, oceánico…

¡Para bebernos y comernos el mar a bocados!

Receta | Xoán T.Cannas

Imagen | P.Medina Kdds