Archive for Colaboraciones

Beatriz Castiñeiras: “La poda es una labor fundamental en la viña para obtener una uva de calidad”

Beatriz Castiñeiras, técnico e investigadora de la Estación de Viticultura y Enología de Galicia (EVEGA), destaca las ventajas de una adecuada poda de las cepas. El invierno es la época ideal para llevar a cabo esta tarea, que se está desarrollando en las más de 4.000 hectáreas de las cinco subzonas de la D.O. Rías Baixas. Esta profesional ofrece, asimismo, una serie de recomendaciones para realizar esta labor y las diferencias entre los tipos de poda, sobre las que inciden en los cursos de formación impartidos desde el EVEGA.

– ¿Qué beneficios tiene la poda para los viñedos?

– La poda de la vid consiste en reducir la parte vegetativa de la cepa, a fin de limitar su crecimiento natural, mejorar su rendimiento y la calidad de las uvas, asignando a cada cepa anualmente una carga determinada, en consecuencia, con el marco de plantación, portainjerto y vigor, para tener en la vegetación que le sigue una producción y calidad satisfactoria. Esta carga tendrá variaciones cada año, supeditada a la variabilidad de circunstancias climatológicas en el periodo de formación y perfeccionamiento de racimillos, además de las circunstancias que han precedido la vegetación y cosecha anterior.

– ¿Facilita el adecuado desarrollo de la uva?

– La poda es una labor fundamental en la viña, ya que sin ella la cepa obtendría producciones inadecuadas y florecerían las yemas del sarmiento sin control, obteniéndose muchos racimos de uva, pequeños y de mala calidad. Con esta labor se limita el número de yemas, consiguiendo un equilibrio adecuado para obtener una uva de calidad, además de proporcionar a la cepa una calidad de vida mejor.

La poda ha de estar en armonía con la variedad, las posibilidades del medio vitícola y el potencial vegetativo propio, procurando que los órganos verdes y los racimos gocen de las condiciones más convenientes de calor, luz y aireación.

– ¿Cuáles son las principales recomendaciones que ofrecen en los cursos que imparten?

– Las recomendaciones en la poda que ofrecemos, con el objetivo de evitar la implantación y transmisión en nuestras viñas de enfermedades de la madera, son:

1. Retrasar todo lo que se pueda la poda y realizarla en tiempo seco. Evitar podar en día de temperaturas demasiado bajas, debido a que las heladas vuelven la madera más quebradiza y ésta se puede astillar con los cortes. Con temperaturas bajo cero la madera tarda más en cicatrizar y existe más riesgo de sufrir enfermedades de madera como yesca y eutipiosis.
2. Buscar siempre el equilibrio a la hora de podar, conociendo el potencial de fertilidad de cada variedad, el número de racimos que puede soportar la cepa, estableciendo así el número de yemas que se dejan cada año en la poda y la posición de las mismas.
3. Conseguir cortes limpios, dando el menor número de cortes posibles, sin enrasar demasiado a la madera vieja, dejando un pequeño tocón, que se irá reduciendo en años sucesivos. Los cortes deben darse con la inclinación adecuada, para que escurra el agua y el lloro.
4. Usar tijeras de poda adecuadas, limpias y bien afiladas que realicen cortes limpios. Desinfectar adecuadamente las tijeras tras la poda de cada cepa con alcohol o lejía, para evitar la transmisión de virus y sobre todo los relacionados con yesca o enfermedades de madera. El uso de cicatrizantes con cobre son adecuados. En grandes heridas siempre debe utilizarse mastics adecuadamente impregnados de fungicidas.
5. Los grandes cortes de poda hay que realizarlos lo más verticales posibles.
6. Quemar o triturar los restos de poda inmediatamente. En caso de plantas con síntomas de enfermedades de madera es necesario retirar los restos de poda inmediatamente.
7. Atender a la seguridad en las labores de poda, usando protección para los ojos, guantes apropiados, equipo adecuado de poda (tijeras de podar, sierras, etc) limpias y afiladas, que eviten lesiones al podador y vestir adecuadamente para evitar hipotermias.

– ¿Qué diferencias hay entre poda de formación y producción y poda en verde?

– Una poda de formación tiene como objeto dar la forma deseada a la cepa. Se realiza cuando la vid es joven y acaba de ser plantada. Estas primeras podas determinan la forma y el crecimiento de la planta y variarán según el clima de la región y el tipo de variedad. Existen distintos tipos de podas de formación dependiendo del sistema de conducción elegido. La poda de formación suele realizarse durante los tres o cuatro primeros años de la vida de la cepa.
Sin embargo, las podas de fructificación se realizan cuando la vid ha adquirido su forma definitiva, con el objeto de mantener la forma de la vid y controlar su crecimiento, seleccionando y eliminando sarmientos y yemas que brotan cada año, para estabilizar la producción y evitar así la vecería. Así se obtendrá un número de racimos óptimos que se beneficien de una mayor insolación y mejor ventilación, que garantiza año a año un mejor rendimiento por planta, una mejora en la calidad y una reducción a ataque de enfermedades criptogámicas.

La poda de invierno se realiza cuando su estado vegetativo está parado o durmiente, eliminando los sarmientos de la temporada anterior o restos de maderas de años anteriores, para favorecer la regeneración de la planta como hemos indicando anteriormente.

La poda en verde complementa la poda de invierno y se realiza durante la fase de vegetación de la vid, cuando crecen demasiado los brotes, para rebajar y mantener equilibrada la cepa, corrigiendo las posibles deficiencias que se han tenido en la planificación de la producción con la poda de invierno. Esta poda en verde conlleva una serie de operaciones que comienzan a realizarse desde el final de la primavera, una vez la vid haya brotado, eliminando yemas sobrantes, brotes del tronco o brotes mal ubicados que van a ser poco fértiles, seguida de otras operaciones a lo largo de la fase vegetativa de la vid, tales como despuntado, desnietado, deshojado o aclareo de racimos.

Todas estas operaciones en verde, que buscan el equilibrio en la cepa con la finalidad de mejorar la calidad del racimo, han de realizarse en el momento más adecuado y nunca deberán realizarse en exceso porque podría desequilibrar la cepa, reduciendo el vigor del año siguiente, la calidad y el rendimiento de la misma.

Luis Gutiérrez: “Hay una demanda de vinos frescos y atlánticos, así que la D.O. Rías Baixas tienen los ingredientes para triunfar”

Luis Gutiérrez, de 48 años, colaborador de elmundovino.com y miembro de su equipo de cata, es el nuevo responsable de España, Argentina y Chile para ‘The Wine Advocate’. Gutiérrez es el sucesor de Neal Martin, quien en 2012 visitó la D.O. Rías Baixas, también recibió el Premio Nacional de Gastronomía a la mejor labor periodística de la Real Academia de Gastronomía en 2012. El premio André Simon 2011 (el galardón británico más prestigioso a los libros de gastronomía y vino) le dio a conocer internacionalmente, así como su trabajo desde 2012 en el sitio de Internet de la británica Jancis Robinson. El pasado 11 de octubre fue la primera vez que acudió en la D.O. Rías Baixas, donde cató 102 marcas seleccionadas por él mismo. Su idea es hacer un examen, cada 16 meses, a las diferentes denominaciones de origen. Su artículo sobre los vinos de Rías Baixas en ‘The Wine Advocate’ se publicará a finales de diciembre de este año.
Desde que en 1984 Robert Parker fundó ‘The Wine Advocate’, el prestigio y el éxito de esta publicación no ha hecho más que crecer. En la actualidad cuenta con más de 40.000 suscriptores de 37 países y toda una serie de libros publicados.

– ¿Qué opina sobre la añada 2013 que ha catado en la D.O. Rías Baixas?

– 2013 fue un año complicado en toda España con bastante retraso en el viñedo. En el caso de la D.O. Rías Baixas encuentro que sus vinos son más ligeros que otros años y, la verdad, es que cada bodega es un mundo. Lo cierto es que se notan las diferencias entre un vino elaborado en la subzona del Salnés y uno del Rosal. Pero esas diferencias son las que me gustan. Más que el año en sí, son las bodegas las que hablan: hay quien deja más su huella en el vino y quien menos, dejando hablar al lugar.

– ¿Qué le parecen los vinos atlánticos que se producen en esta denominación?

– En el clima atlántico se pueden producir unos vinos más frescos y se están haciendo vinos muy interesantes en la D.O. Rías Baixas. Hay gente que desconoce que en esta denominación se elaboran también vinos tintos. Lo cierto es que hay personas con inquietud por hacer cosas nuevas. Lógicamente no son todos, sino que son las puntas de lanza de cada zona vitivinícola. No solo hablo de la D.O. Rías Baixas, sino de todas las zonas del mundo. Esos son los pioneros que van tirando del carro.

– ¿Cree que la D.O. Rías Baixas tiene futuro?

– Es una zona vitivinícola con potencial que debe centrarse en la calidad y en la diferenciación y, no en los precios bajos. Lo más peligroso es dormirse en los laureles y entrar en competencia con el vino de bajo precio. Sería una pena que una denominación de origen con un potencial como Rías Baixas vendiese su producto como una zona de supermercado. Deben tener en cuenta la calidad y no rebajarla para vender por precios. Hay una demanda de vinos frescos y atlánticos, así que la D.O. Rías Baixas tiene unos ingredientes para triunfar.

– ¿Qué opina sobre las variedades autóctonas por las que apuesta la Denominación de Origen Rías Baixas, como es la albariño?

– Me gusta la variedad. Y lo cierto es que las uvas autóctonas son una ventaja competitiva. Estamos innovando en la tradición. Es un lujo tener estas variedades autóctonas. Si tienes variedades internacionales, tienes que competir en precio, y eso sería muy difícil.

– La guía Parker posee una gran influencia en Estados Unidos. ¿Cómo es ese mercado que, además para los vinos de Rías Baixas es su primer destino internacional?

– También posee una gran influencia en Asia y el 80 % de los lectores de está guía están en intenet. El mercado americano no tiene una tradición de beber vino. Es un país joven en el consumo de vino y están más abiertos a probar. No tienen prejuicios. Es bonito descubrir los vinos por ti mismo, porque la gente se tiene que formar su propio gusto.

– ¿Cree que es importante desterrar de la mente del consumidor esa obsesión por el vino del año?

– Para mí, los grandes vinos tienen que ser capaces de mejorar en la botella. Hay que romper el prejuicio de consumir el vino del año.

Elisa Beni: “Llegar a mi casa, poner una ópera y servirme un vino es un maridaje excepcional para el espíritu”

La emisión del programa Julia en la Onda desde la sede del CRDO Rías Baixas en Pontevedra nos dio la oportunidad de hablar brevemente con Elisa Beni, riojana de nacimiento, que se declara firme defensora de la cultura del vino, que define como culto y sexy.

¿Cuál ha sido su experiencia en Galicia?

Hacía dos años que no venía a Galicia pero mis grandes recuerdos de estas tierras son de mi adolescencia, con 14 y 15 años cuando venía en verano y Semana Santa y lo recuerdo con mucho cariño. Tanto en Sanxenxo  como en A Meixida, en Ribeira, donde veraneaba, había entonces muy pocos turistas. Era un sitio precioso y la gente, muy acogedora y familiar. Ahora he visto Pontevedra y está preciosa, limpísima, es una ciudad dinámica, viva, con los niños jugando en la calle, me ha gustado mucho.

¿Y la experiencia gastronómica?

Siempre ha sido estupenda. Ayer probé un pulpo gratinado en el restaurante La Casa de las 5 puertas en Pontevedra y me pareció una mezcla de texturas sencillamente espléndida, una delicia. Por no hablar de los vinos que probamos… los veo mucho más elaborados, más profesionales, lejos ya de aquel vino de la casa que recordaba de pequeña. Quizá los Rías Baixas siguen siendo poco conocidos fuera de Galicia en la variedad matices que he podido descubrir aquí, que no siempre están a nuestro alcance fuera de Galicia y que me ha sorprendido gratamente.

¿Cuál es su relación con el mundo del vino?

Tomo vino todos los días y soy de Logroño… para mi el vino es un placer y como todos los placeres debe ser dosificado, por eso no entiendo que pueda confundirse el consumo del vino con la búsqueda de la ebriedad o el consumo masivo de alcohol. Ese tipo de actividades no liga bien con el vino. En mi tierra siempre hemos salido a tomar vinos, y eso nada tiene que ver con la cultura del botellón pero probablemente el vino es algo que llega con la edad. Yo he nacido en una tierra intrísecamente unida al vino, no solo en la parte económica, si no también cultural y por tanto nunca lo podré ver como algo malo, es consunstancial a nosotros. El vino es culto y es sexy;  el simple hecho llegar a mi casa, poner una ópera y servirme un vino es el maridaje de elementos excepcionales para el espíritu, yo entiendo así el vino.

Pero en consumo del vino sigue cayendo en España…

Creo que hay que dejarse de pacaterías, de querer cortar todo consumo de alcohol entre nuestros jóvenes, eliminando algo tan natural como el consumo de un vaso de vino en tu casa con tus padres. Manejado con naturalidad, forma parte de nuestra cultura. Pero parece que para evitar la embriaguez tenemos que dejar de consumir hasta el vino. En la lucha contra el botellón parece que todos los adolescentes tienen que ser abstemios, que es algo completamente falso. Por eso creo que deberíamos volver a la cultura de la naturalidad en el vino y que los jóvenes aprendieran a manejarlo en su casa con sus padres.

 

Te han definido como todoterreno, pero si tuvieras que escoger uno de los medios, ¿con cual te quedarías?

Son muy distintos,  lo ideal sería estar en todos… La televisión es un medio brutal, su impacto es enorme en el público; sin embargo es un medio de brocha gorda, que no te permite más que dar pinceladas, sin afinar, no puedes matizar y la diferencia está muchas veces ahí, en el matiz. La radio sí es  un medio de matices, te permite trasmitir el pensamiento de una forma mucho más elaborada y te deja más satisfecha. Y en cuanto a escribir… siempre da posibilidades de profundización pero actualmente está muy devaluada en prensa general. Por eso ahora yo estoy desarrollando una vocación mía de siempre, que es la escritura de ficción y  estoy con una novela, que es una forma de escribir que me resulta más gratificante porque es muy creativa y te permite ser tú en todo momento.

¿Y cómo ves el papel de la mujer en los medios de comunicación?

Con 23 años fui directora de un periódico y el 90% de los trabajadores en ese momento eran hombres y mayores que yo. Luego fui directora de emisoras de la Cadena SER y éramos cinco mujeres ocupando estos puestos en toda España. En ese sentido sí es verdad que he vivido en un mundo que era más de hombres. Y ahora me dices, ¿eso ha cambiado? Ha cambiado en las redacciones, en el periodismo de a pie sí. Ahora hay muchas mujeres en las redacciones pero el mundo de los directivos sigue siendo muy de hombres. Una tiene la sensación de que el techo de cristal de las mujeres sigue estando ahí, aunque parezca un mundo más abierto. Hay pocas mujeres que siguen llegando arriba. Actualmente no hay una mujer que dirija actualmente un diario nacional y no es porque no haya mujeres válidas. Por eso soy partidaria de que haya una cierta imposición de mujeres en los puestos directivos, de la discriminación positiva.  Los hombres tienden a elegir a hombres y de alguna manera hay que imponerles que tienen que pensar en alguna mujer, porque tienen muchas muy válidas y valiosas, que muchas veces no se plantean para esos puestos.

En dos palabras dinos…

Tu arma secreta en un debate: la convicción, creo en lo que digo, y la pasión con que trasmito esas ideas.

Tu maestro… He tenido la suerte de trabajar al lado de gente muy buena, de cada uno vas viendo cosas, puntos fuertes… cuando llegué a la Cadena Ser comencé a trabajar con Luis Rodríguez Olivares, que ha sido de los grandes de la radio, sobre todo porque nos tocó una época de atentados terribles en Madrid. Y Luís era un hombre que trasmitía calma, capaz de infundirte tranquilidad en tu trabajo, era genial trabajar con él. Hacía coberturas magníficas de temas muy duros.

Una propuesta de relax… muchísimas cosas, leer, la música, ir a la opera, la jardinería, un paisaje bonito… un spa. Yo voy al gimnasio por las mañanas y luego el spa es mi momento de relax.